Monitorización de la carga interna después de la cuarentena

Monitorización de la carga interna después de la cuarentena

05/16/2020 Infografías

Después de un periodo prolongado de inactividad o entrenamiento limitado, como la actual situación de desescalada tras el confinamiento por la COVID-19, la vuelta a la competición incrementa el riesgo de lesiones de forma considerable. La combinación entre el nivel de desentrenamiento y desadaptación y la falta de tiempo para una preparación a una vuelta a una competición muy intensa y frecuente se convierte en un cóctel explosivo (Paoli y Musumeci, 2020).

Existe un periodo parecido al actual que se dio tras el lockout de la NFL en 2011, en el que se suspendió la competición durante 18 semanas (desde el 11 de marzo al 25 de julio). Un estudio analizó la vuelta al entrenamiento y competición tras ese periodo, produciéndose en apenas un mes 12 roturas de tendón de Aquiles, cuando en temporadas anteriores la media fue de 5 lesiones a lo largo de toda la temporada (Myer et al., 2011)

El control de las carga de entrenamiento y competición ha sido señalado como una de las claves para reducir la incidencia lesional. Existen dos tipos de cargas: externa e interna. Para poder cuantificarlas, existen diferentes tecnologías y métodos (como el GPS, plataforma de fuerza, encoder, pulsómetro, TMG, etc.) que permiten a los profesionales del rendimiento tener un control de dichas variables para saber el desempeño y asimilación individual de las cargas (Bahr y Krosshaug, 2005).

En este sentido, la termografía infrarroja, es una tecnología que mide la temperatura de la piel y destaca por que es rápida, no invasiva y ofrece datos objetivos. Tanto la asimetría térmica entre regiones contralaterales como un descenso o aumento significativo durante un periodo pueden indicar un mayor riesgo de lesiones, como describe Tumilty y colaboradores en un estudio sobre tendón de aquiles con termografía (2019).

La clave radica en que la temperatura nos proporciona información objetiva y cuantificable sobre el estado fisiológico de los tejidos. Su variación está estrechamente relacionada con la asimilación individual y localizada de la carga. Es por ello que se convierte en una herramienta clave para la prevención de lesiones, así como para el seguimiento de las mismas y la toma de decisiones sobre la vuelta a la competición (Hildebrandt et al., 2012).

Referencias

Paoli, A.; Musumeci, G. Elite Athletes and COVID-19 Lockdown: Future Health Concerns for an Entire Sector. J. Funct. Morphol. Kinesiol. 2020, 5, 30.

Myer, G. D., Faigenbaum, A. D., Cherny, C. E., Heidt Jr, R. S., & Hewett, T. E. (2011). Did the NFL lockout expose the Achilles heel of competitive sports?.

Tumilty, S., Adhia, D. B., Smoliga, J. M., & Gisselman, A. S. (2019). Thermal profiles over the Achilles tendon in a cohort of non-injured collegiate athletes over the course of a cross country season. Physical Therapy in Sport, 36, 110-115.

Bahr R, Krosshaug T. (2005). Understanding injury mechanisms: a key component of preventing injuries in sport. British Journal of Sports Medicine 2005;39:324-329.

Hildebrandt, C., Zeilberger, K., Ring, E. F. J., & Raschner, C. (2012). The application of medical Infrared Thermography in sports medicine. In K. R. Zaslav (Ed.), An International Perspective on Topics in Sports Medicine and Sports Injury (pp. 257-274): InTech.

Europa Thermohuman Thermohuman en el marco del Programa de Iniciación a la Exportación ICEX Next, ha contado con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER. La finalidad de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y de su entorno